Realizar un primer acercamiento sobre los rasgos del ejercicio del liderazgo cristiano a fin de que los jóvenes, sabiendo ver y leer la realidad a luz del Evangelio, se animen a aplicar estos conocimientos en la cotidianidad de su vida como testimonio de Jesucristo y poder incidir en el desarrollo de la vida de la Iglesia y la sociedad.